Dermatitis atópica

La dermatitis atópica afecta más o menos entre al 15  – 20 % de los bebés. Se trata de una forma de eccema que se declara generalmente entre 3 y 6 meses después del nacimiento. Se acompaña de rojeces, picores, piel seca. En ciertos casos, pueden supurar las lesiones y formarse costras.
Si bien es más rara, la dermatitis atópica afecta también a los adultos.
En caso de dermatitis atópica, se recomienda evitar los productos de higiene  agresivos no adaptados y utilizar productos de higiene sin jabón, bajo la forma de barra o espuma. Después del aseo, se aconseja secar sin frotar y aplicar productos calmantes.
Se recomienda consultar a un médico.