Anti-edad

Nuestros consejos anti-edad

A partir de los 40 años, la piel empieza a perder elasticidad y puede sentirse una falta de vitalidad… Si bien el envejecimiento es algo natural, nuestro modo de vida puede acelerarlo.

 

La alimentación

La alimentación es el elemento más importante de la lucha contra el envejecimiento.
Para conservar una piel elástica y flexible, hay que defenderla contra los radicales libres. Los antioxidantes suministrados por la alimentación pueden proteger contra el envejecimiento prematuro.
Le recomendamos mantener una alimentación rica en:

  • Vitamina C, que interviene en la formación del colágeno (un compuesto que otorga resistencia y elasticidad a la piel). Esta se halla en las grosellas negras, los kiwis, las naranjas, el perejil, etc.
  • Vitamina E, un anti-oxidante potente que ayuda a regenerar las células. Se encuentra en el aceite de girasol, el germen de trigo, las almendras, las avellanas, etc.
  • El selenio, cuyo papel fundamental en todos los mecanismos anti-radicales libres está reconocido hoy en día. Se halla principalmente en los mariscos, las nueces, los cereales integrales, etc.

También puede hacer un tratamiento de complementos alimenticios ricos en vitaminas y oligoelementos.

 

El deporte

Una actividad física regular es necesaria para conservar vitalidad y buena salud. El deporte protege el corazón y preserva la masa muscular y los huesos (para la prevención de la osteoporosis). También limita el aumento de peso. La marcha activa diaria, practicada durante 30 minutos, resulta óptima.

 

Preservar la piel

El envejecimiento de la piel es un fenómeno biológico debido a la edad. Sin embargo, también pueden acelerarlo factores externos:

  • El sol: El sol ataca las células de la piel al favorecer los radicales libres acarreando la formación de manchas pigmentarias y el desarrollo de arrugas profundas. Es el principal factor de estrés y envejecimiento de la piel. Evite las horas de sol más intenso y aplique frecuentemente una crema solar de índice SPF de 15 como mínimo.
  • El tabaco: Después del sol, el tabaco es el segundo factor de envejecimiento cutáneo. Al aumentar la producción de radicales libres, éste acelera los procesos de envejecimiento de la piel. La piel se vuelve grisácea y opaca, y se arruga más, principalmente alrededor de la boca y los ojos.
  • El alcohol: Cuidado con el alcohol, que también reduce el resplandor de la piel y acelera el envejecimiento.

DR. Gilles Brami