Aseo, cuidado y cambio de pañales del bebé

El aseo de su niño

Realizar un aseo adaptado a su hijo contribuirá a evitar irritaciones, rojeces y sequedades de su piel. Existe una serie de reglas muy sencillas para cuidar su piel frágil:

  • Limpie la piel una vez al día, preferentemente por la noche, dado que el baño calmará al niño y favorecerá el sueño.
  • La temperatura del baño (o del agua de la ducha) debe situarse entre 35 y 37°C.
  • Calentar el cuarto de baño (22/24°C).
  • El baño no debe durar más de 15 minutos.
  • No utilice jabón normal y corriente, porque podría provocar irritaciones y sequedades cutáneas.
  • Después del aseo, seque cuidadosamente la piel y los pliegues cutáneos para evitar toda irritación.

Nuestros consejos para el cambio de pañal

Para el confort del bebé, debe cambiarlo toda vez que sea necesario. Esto evitará las complicaciones provocadas por la maceración, como la dermatitis del pañal o las infecciones de los pliegues (intertrigos).

  • 1. Cambie a su bebé en cuanto esté húmedo, en general unas 10 veces al día.
  • 2. Cada vez que cambie a su bebé, limpie bien las nalgas de atrás hacia adelante para evitar que las heces entren en contacto con las partes genitales, y séquelas bien para evitar los riesgos de irritación.
  • 3. ¡Cubra el pene de su varón con una toallita durante el cambio de pañal para evitar cualquier mala sorpresa!
  • 4. Aplique una fina capa de crema protectora en las nalgas del bebé.

DR. Gilles Brami